Notas del clima de campaña electoral: una visión desde la izquierda

23 de julio de 2018 – Bruno Lima Rocha

Traer estas notas de análisis de un problema fundamental. Estamos en medio de crisis política, una crisis que ha sacudido las instituciones de la llamada “Nueva República”, fruto de la transición de la apertura lenta, Gradual y segura escribe GGG (Geisel y Golbery, elogiado por Gaspari) y garantizados por Amnistía amplia, General y Sin restricciones en su segunda versión y por la jurisprudencia de finales del AI-5. Como resultado, Brasil se rompió pero, al mismo tiempo, la clase obrera apareció en la escena política el reformismo radical, tan básico y legítimo. Gracias a este intenso social lucha, incluso si no está de acuerdo con las opciones, que siguen en desacuerdo tuvimos versión sustantiva de la transición del autoritarismo en el mid-‘ 80, a través de la Constitución de 1988. Pues bien, esta versión de la democracia liberal con sustantivos oligárquico de rasgos y elementos, por el contrario y representada hasta hace poco, en un intento de controlar el presupuesto público está en juego. Y estamos perdiendo el juego.

Nadie puede decir que la disputa entre neoliberales y socialdemócratas no está a la izquierda. En el enfrentamiento político electoral creo que la afirmación es correcta. En la lucha por la sociedad brasileña, es justo al revés. Mi mayor preocupación en este punto es, modestamente, proporcionar capacidad analítica para tratar de izquierda, al mismo tiempo, no ser remolque partidarios del gobierno depusieron mediante un golpe de estado los medios legales y parlamentario, incluso menos, que poner actúa por la izquierda de la política aún más fuera de la centralidad de los acontecimientos.

Desafortunadamente, circula un blunt habla por una parte de la brasileña izquierda-minoría-que confunde la estructural momento vivido en el país-la crisis política e institucional, romper el modelo económico del capitalismo y el surgimiento del periférico carreras jurídicas como protagonistas en los sectores del estado brasileño-con el radicalismo discursivo. Entender, respeto y repita la capacidad de alineación fundamental hacer política aún más importante cuando el sistema de creencias debe estar por encima de la asignación de recursos de energía disponible en la competencia permitida en el liberalismo. Pero, como digo, la mejor posición es combinar la serenidad, frialdad analítica y fervor ideológico. Sucede, que tal combinación es difícil, muy difícil.

Antes o uniforme o toga. Ahora, o la toga y no uniforme.

Recientemente dijo en programa de TV local, dicen, pasó a la metropolitana región de Porto Alegre/RS-de que me caliente un ambiente político donde la gente sabía de memoria los nombres de jueces, ministros de cortes superiores, los delegados de PF y los fiscales federales. Que en sí mismo era la presencia de en algunos carrera tecnocracias en completo auge dentro del aparato del estado. Y estas carreras, por el poder de la pluma y la toga, pueden funcionar como-de hecho-en los actos del poder de moderador de la República. Resulta que el stock ya se ha extendido y hoy en día, que están haciendo política más dentro que fuera de la polls-necessarily debe confiar en bases y contactos en el mundo jurídico.

En este sentido, hay un paralelo con 50 los años, cuando el personal del ejército se dividió en progresistas, nacionalistas, “Demócratas” e intervencionista. Este último, dar a luz en los Escola Superior de Guerra (ESG) dos partidos, dos facciones dentro de corporis y que juegan el todo poder del estado más allá de la capacidad de gobierno. En la década en la que Vargas por primera vez elegida presidente suicidarse para no ser derrocado, los profesionales de la política tenían como mariscales Mariscal Henry Teixeira Lott y el golpe de Estado preventivo que aseguró la posesión de JK elegido-aviadores-como los estafadores João Paulo Moreira Burnier, Harald Veloso y tu Eduardo Gomes-política, de referencia y como naval Almirante Cândido Aragão (progresivo) o Almirante fascista Penna Botto-, entre centenares de otros militares.

El otro paralelo ocurre en el plano de estado interno en Brasil. Si la Nueva República es más y más, y hay una regresión evidente y brutal de los derechos, se espera una lucha dentro de la élite política, estado y caos interno en algún tipo de conflicto social. Pero, esta última, la más relevante para la sociedad de la estructura bajo, necesita ser organizado y tener alguna referencia además de la reboquismo o la reanudación de la anterior derrocó gobierno Pacto. Y eso es muy difícil, aunque siempre deseado. Tal vez ésta es la dimensión más complicada que hace el programa basado en la lucha victoriosa por la renovación del gobierno depuesto y, al mismo tiempo, la necesidad de articulación de izquierdas a la izquierda donde incluyo como Analista y partidario de aumentar.

Es observar el peligro real de avance fascista en nuestra sociedad. Explicar.

No se trata “sólo” la aventura de Bolsonaro en curso de la Presidencia, aunque este fenómeno sí mismo ya bastante había miedo. Pero la propagación de un punitivismo basado en el peores colonial conservadurismo racista, elitista, Nawab, misógino, sólo justicia, perro callejero-agarrar corazones y mentes, tanto en la generación de profesionales de la concurseiros, como la clase media hacia arriba, en la pirámide que Si sabes mirar de arriba abajo, incluso cuando terminamos antes de la llegada de las siguiente cuentas billet miserables con diploma, orando por el mes- y la mayoría con repugnancia y distancia.

Nunca duele el recordar que el infame general de Hamilton Mourão Filho, el militar que comandaba el columna estafador que descendió la autopista Rio-Bahia hacia Río de Janeiro, fue, en los ‘ 30, un miembro del sector inteligencia de Integralism brasileño. Es decir, la difusión de las estupideces de Plínio Salgado y Gustavo Barroso-esto para su vida era un retrógrado contra los cristianos en la restauración católica, especie de versión brasileña del franquismo penetró y, en el estado brasileño, en particular en el período de la dictadura getulista bajo la ley de seguridad nacional y luego en el nuevo estado.

Si la comparación, a los pozos negros de nueva jorrantes-vieja derecha en América Latina-actuales versiones de los Chicago Boys y demenciais posturas a favor de manifestaciones proto-fascismo-tal militares de pensamiento llegan con fuerza en el aparato del estado, así como siempre siguió esta unidad de policía operan en nuestro país en ejecuciones extrajudiciales. El mango estalló la alcantarilla, los dólares invertidos por la Fundación de los hermanos Koch, el lavado de cerebro promovido por red Atlas y alrededores han penetrado en los estratos sociales y la ideología empresarial salvaje podría superar la panacea milenaria precisión militar nacional.

Pase lo que pase en octubre de 2018, el curso está abierto en el año 2019 y todo, absolutamente todo, puede suceder. La izquierda más izquierda tendrá como muchas posibilidades de influir en los eventos como organización de fuerza y base más social debidamente articulan y que hace sentido con la mayoría, estos sectores se pueden relacionar. Aún no ha comenzado la campaña electoral formal, pero la lucha contra el fascismo no espera que el sonido del gong para entrar en el ring.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s